Causas de la sensibilidad dental

45121891_m

La sensibilidad dental se evidencia cuando nuestros dientes responden con un tipo de escalofrío al consumir bebidas y alimentos fríos, este problema es muy común en las personas.

El origen de esta dolencia se halla en un deterioro del esmalte, una sustancia que protege el interior de los dientes, que albergan los nervios y los vasos sanguíneos. Al quedar expuestas las zonas de debajo de la capa de esmalte como consecuencia de un adelgazamiento de ésta, los dientes se vuelven más sensibles. Esto lo notamos sobre todo cuando entran en contacto con el frío y el calor.

¿Por qué se debilita el esmalte? Normalmente se debe a la acción de ácidos y azúcares presentes en muchos alimentos y bebidas. Un cepillado demasiado brusco también puede afectar al esmalte.

La sensibilidad dental es un problema que afecta a casi la mitad de la población, por lo que conviene seguir algunos consejos para evitar molestias. Primero, cepillarse los dientes de forma suave al menos dos veces al día; si es preciso, con un dentífrico especial para dientes sensibles. En segundo lugar, combinar esta rutina con el uso de hilo dental o cepillos interdentales, además de enjuagues bucales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies