Efectos negativos del uso excesivo del chupete

En los primeros años de vida se sientan los cimientos de la salud bucodental que el niño tendrá a lo largo de su vida. En estos momentos debemos transmitir buenos hábitos higiénicos y alimentarios. Entre ellos, tendremos que vigilar el uso del chupete.

El uso del chupete es recomendable durante los primeros meses de vida pues ayuda al correcto desarrollo del paladar. Además, calma al bebé, le facilita conciliar el sueño y mantener un sueño más profundo y funciona como analgésico contra los dolores de la erupción dental.

A parte de estas ventajas, el uso del chupete después de los tres años ya no es recomendable. Este hábito puede acabar cursando maloclusiones dentales como la mordida abierta anterior o las mordidas cruzadas posteriores, mordida dentaria cruzada superior y el resalte dental.

Una vez producidas estas deformaciones óseas y dentales se pueden resolverse cuando se pone fin al uso del chupete. Pero si no se detectan a tiempo se requerirán tratamientos de ortodoncia para restablecer el normal funcionamiento bucodental.

Chuparse el dedo tiene las mismas o peores consecuencias que el chupete. Por ello, pasados los 3 meses con la función de la succión aprendida, debe retirarse el uso del chupete progresivamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies